Conoce los beneficios de la Ley para Autónomos

Para impulsar el trabajo por cuenta propia, el gobierno aprobó el Real Decreto Ley 4/2013 de medidas de apoyo al emprendedor. Desde entonces dicho decreto ha venido sufriendo variaciones e introduciendo nuevas medidas, como en 2015, cuando se introdujo la famosa ‘tarifa plana’. Hace tan solo unos meses, el Congreso aprobó por unanimidad la nueva Ley de Medidas Urgentes al Trabajo Autónomo, que contempla una serie de cambios que serán efectivos a partir de 2018.

Pero, ¿qué es la tarifa plana?

A día de hoy es una reducción temporal de la cuota de Seguridad Social que tienen que pagar los nuevos autónomos cuando se dan de alta. Es decir, que en lugar de pagar los 267 euros/mes que constituyen la cuota mensual mínima en 2017, los nuevos autónomos: pagan tan solo 50 euros durante los seis primeros meses; en los seis meses siguientes se realiza una reducción del 50% sobre la cuota mínima (en torno a los 130 euros/mes); y, finalmente, otros seis meses en los que pagan el 30% de la cuota (alrededor de 190 euros/mes).

Pues bien, a partir del año 2018, el primer tramo pasará a ser de un año, es decir, los autónomos pagarán 50 euros/mes durante los primeros doce meses de actividad. Mientras que el resto de periodos y bonificaciones se mantienen igual: seis meses más al 50% de la cuota y otros seis al 30%. En total, 24 meses de ayuda (seis meses más que los que se disfrutan actualmente).

Por otro lado, el segundo gran cambio tiene relación con el tiempo que tiene que pasar desde que te puedas beneficiar de nuevo de la tarifa plana como autónomo: actualmente tienen que pasar 5 años desde la última fecha en la que se estuvo dado de alta, pero a partir de 2018 se podrá optar de nuevo a la tarifa plana si han pasado 2 años desde que se dejó de ser autónomo.

Resumen de medidas para fomentar el emprendimiento

Dicha Ley, además, cuenta con otra veintena de medidas dirigidas a compatibilizar la vida laboral y familiar del autónomo y, en cierta medida, a fomentar el emprendimiento. El comparador financiero y de préstamos rápidos WannaCash.es ha sintetizado algunas de las más destacadas:

– Los autónomos podrán cambiar hasta cuatro veces al año su base de cotización para adecuarla mejor a sus ingresos.

– Las altas y bajas serán efectivas desde el mismo día y, por lo tanto, los autónomos solo pagarán por los días que hayan ejercido su actividad. Es decir, si el alta se produce el día 27 de un mes, tan solo tendrá que pagar a partir de dicho día, no el mes completo. De igual forma ocurre con las bajas.

– Los autónomos podrán compatibilizar el 100% de la pensión con un trabajo por cuenta propia, siempre que cuente con -al menos- un empleado.

– Se reducen a la mitad los recargos de la Seguridad Social en caso de retraso en el pago de la cuota: del 20% actual al 10% en el primer mes.

– Los trabajadores autónomos podrán desgravar el 30% de los gastos de luz, agua y teléfono cuando trabajen desde casa.

– Se reconoce el accidente ‘in-itinere’ en los autónomos, es decir, el accidente que el trabajador sufre en los desplazamientos de su domicilio al centro de trabajo, y a la inversa.

– Tarifa plana para aquellas mujeres que se reincorporen al trabajo tras la maternidad y exención del pago del 100% de la cuota durante un año para aquellos autónomos con menores o discapacitados a su cargo.

Puede que te interese este articulo:

Como llevar bien las cuentas profesionales

Claves para que el dinero no sea un problema en el emprendimiento

Quien emprende por lo general tiende a mezclar sus finanzas personales con las de su empresa y eso es un error a corregir.  Cuando un emprendedor pone en marcha un negocio, a título individual, como autónomo, es necesario que haga un Plan de Viabilidad, siendo muy importante el Plan Económico Financiero. Aquí se ha de contemplar una asignación económica mensual, a modo de sueldo o gasto de personal, que pudiera estar asimilada al salario mínimo interprofesional que esté establecido en el país.

Los gastos financieros inherentes a la constitución de un préstamo destinado a la inversión y puesta en marcha del negocio (comisiones de apertura, gastos notariales, intereses mensuales de la deuda) se repercuten en la cuenta de resultados también como un gasto de la empresa.

Es un error frecuente por parte de los autónomos no imputar los gastos de su sueldo a la cuenta de resultados de la empresa, porque, especialmente al principio no hay suficiente dinero para ello. La formula correcta es asignar en el DEBE de la cuenta de resultados ese salario, y reflejar asimismo en el BALANCE la partida de “Salarios pendientes de pago” por los sueldos devengados por el empresario no cobrados.

De esta manera el emprendedor no se engaña respecto a la rentabilidad de su empresa al contemplar gastos reales.  Una empresa puede ser rentable, pero sufrir desfases de liquidez que hay que abordar.

Cuáles son los conocimientos básicos que debe tener un emprendedor para manejar de manera exitosa o lograr no fundir su negocio con lo que respecta a las finanzas. 

El primer conocimiento para un emprendedor es que la empresa debe generar tesorería o cash desde el primer momento para atender los gastos corrientes. Esto se consigue cuando se prevén procesos cortos de rotación en la venta de mercaderías, productos o servicios, que son los que producen ingresos de dinero.

Una panadería, por ejemplo, siendo una empresa que vende pan y dulces de consumo diario, sabe que tiene que ajustar su producción a lo que vaya a servir al día siguiente. Su plazo de cobro es cortísimo, y eso le permite ajustar las compras a la demanda, manejando mejor la tesorería.

Cuando las empresas difieren mucho el plazo de cobro de productos o servicios, porque haya implícito un desarrollo complejo de investigación y puesta a punto para la venta, se requiere entonces de mayores inversiones que pueden poner en peligro la liquidez de la empresa.

Así que el segundo conocimiento es que la financiación de la empresa debe ser adecuada a las inversiones a corto (tesorería necesaria o fondo de circulante) a medio (inversiones con amortización entre 3 y 5 años) y a largo plazo (inversiones maquinaria, inmuebles y otros con amortización a mas de 5, 10 o mas años)Quien por ahora solo tiene una idea y está por emprender, que le recomendaría evaluar antes de lanzar su negocio.

Las ideas creativas son mucho mas importantes que el dinero. Muchos casos reales de éxito han partido de ideas ingeniosas que aportaban beneficios para la sociedad, sin dinero previo, sin grandes estudios, sin tener las condiciones “ideales” para el emprendimiento.

A tener en cuenta: el dinero está en vender productos o servicios excelentes que demande el mercado. Es el mercado el que da la respuesta definitiva a un producto o servicio. Para ello el emprendedor no puede enamorarse de su idea sin conocer como podría ser la demanda del consumidor, que es el que paga. Ha de estudiar a la competencia, conocer su nicho de mercado en función del VALOR que aporta al potencial cliente, valorar los canales de distribución y conocer las tendencias para anticiparse, en lo posible, a los cambios.

Además, la empresa ha de ser visible, teniendo una buena imagen corporativa y desarrollando estrategias de Marketing adecuadas. También tiene que ganarse la confianza a través de un excelente servicio postventa. Los testimonios y recomendaciones de sus clientes tienen un valor inestimable.

 ¿Puedo montar un negocio financiando toda la inversión?

No lo aconsejo. En primer lugar, si un emprendedor necesita financiación y acude a una entidad bancaria, además del plan de viabilidad el Banco va a valorar la capacidad de devolución de préstamo y el grado de autofinanciación. ¿Cómo pretender una financiación ajena del cien por cien sin arriesgar nada de capital propio?

Además, cuanta mas elevada es la financiación ajena, más será el peso de los gastos financieros, así que, en este caso, la empresa nace con desequilibrio financiero, que será tanto mas fuerte al principio, en el que hay un periodo entre la puesta en marcha y la generación de ingresos y tesorería vía ventas.

Todos los meses tengo problemas de liquidez para cubrir los costes fijos. ¿Cómo podría obtener efectivo sin solicitar un crédito?

 Aporto varias ideas:

  • Una vía muy sensata que están realizando las grandes empresas es minimizar los gastos fijos vía externalización de servicios. Se sub-contratan los servicios a otras empresas a medida que se mueve la demanda de producción.
  • Teniendo en cuenta que el dinero o tesorería proviene de la diferencia entre los ingresos por ventas, y los gastos por compras y pagos, una manera barata de mejorar el flujo de cash es negociando con los proveedores mayores plazos de pago. Eso sí, hay que cumplir a rajatabla con lo prometido, porque las empresas malas pagadoras terminan siendo penalizadas con plazos muy cortos de pago por sus compras.
  • En caso de que las ventas sean muy estacionales, por ejemplo, empresas fabricantes de juguetes, que en un porcentaje altísimo se concentran en Navidad y Reyes, es conveniente tener una cuenta de crédito que cubra los desfases de liquidez y pagos por gastos mensuales fijos.

 ¿Cómo puedo acabar con las deudas a corto plazo que están asfixiando mi negocio?

 La pregunta clave aquí es simple: ¿Es mi negocio rentable, o no lo es? Si el negocio no es rentable, hay que estudiar las causas y ponerles remedio si es que se puede.  Puede ser un plan financiero inadecuado, los gastos ser excesivos, no se están potenciando las ventas, la competencia es muy fuerte, etc. etc.

Si el negocio es rentable si bien es la tesorería la que falla, habrá que estudiar si se esta financiando el circulante (compras, almacén, deudas de clientes et) adecuadamente. Una cuenta de crédito es adecuada para financiar el circulante. Un préstamo a plazo de 6 o 10 años es adecuado para financiar las inversiones en inmovilizado.

Y si la empresa es rentable, habrá que plantearse también un aumento de capital propio o con socios capitalistas. No olvidemos que las empresas nacen para generar recursos y ser rentables, porque hay muchas formas de generar rentabilidad con nuestro dinero, con menos riesgos.

Para hacer frente al crecimiento del negocio tengo que recurrir a la financiación ajena. ¿Es recomendable apoyar el futuro de la empresa en un exceso de deuda?

 Los porcentajes que se recomiendan para acudir a financiación externa es de un 30% como mínimo de recursos propios y un 70% como máximo de financiación ajena.

¿Qué consejo darías a una persona que esta pensando en poner un nuevo negocio en marcha?

Para terminar, hago una reflexión a ti, emprendedor que estas leyendo este articulo:

Aunque estés enamorado de tu idea, sé realista: poner en marcha una idea empresarial requiere recursos. El recurso más importante eres tú mismo, tus ideas, tus conocimientos, tu tiempo, tus relaciones, tu experiencia. También tu dinero.

¿Tienes algo de dinero para destinarlo a tu negocio? Acota el importe que vas a destinar a la actividad empresarial. Haz una investigación de mercado, pregunta, chequea, contrasta, conoce la competencia, busca ese hueco donde te puedes desarrollar profesionalmente sin necesidad de comprometer todos tus ahorros, o los de tu familia. Empieza modestamente, con pocas necesidades financieras. Y poco a poco, ve creciendo.¿Sabías que más del 50% de las empresas unipersonales o familiares cierran en el primer año? ¿Sabías que el 80% de las Pymes fracasan antes de los 5 años y que el 90% no llega a los 10 años?

¿Cuales son las causas del fracaso de los emprendedores?

Los analistas lo indican claramente: La deficiente capacidad de gestión de los propietarios de las Pymes.

Las claves están en la capacitación de los empresarios en la gestión de su empresa: se requieren conocimientos, sistemas de gestión, enfoques adecuados de marketing y publicidad y modelos operativos eficientes.

La falta de previsión respecto a los compromisos de pago por compras e inversiones y la dificultad para acceder a financiación externa es una constante para los emprendedores.

Si es así, hazte la siguiente pregunta: ¿Qué cantidad puedo destinar a mi negocio sin que comprometa fatalmente mi equilibrio personal   y mi capacidad financiera, o la de mi familia, en caso de que mi negocio no prospere?

¿Cómo elegir la hipoteca más adecuada?

Comprar un inmueble es una inversión de mucho dinero y probablemente sea la mayor inversión que hagas. Pero ¡que no cunda el pánico! Si contratas una hipoteca, podrás adquirir la ayuda económica necesaria para obtener la vivienda o el local que desees. No obstante, debes tener en cuenta un gran número de aspectos para asegurarte de que esa hipoteca se adecúa a tus circunstancias. Una herramienta es hacerlo a través un comparador de hipotecas.

Antes de contratar una hipoteca, deberás reflexionar tanto sobre tu situación financiera como sobre las características de las diferentes hipotecas que se te pueden presentar. Solo así podrás elegir la opción más adecuada.

Requisitos y tu situación financiera

En primer lugar, tienes que comprobar que cumples con los requisitos necesarios. Entre estos requisitos se encuentra el tener entre 18 y 75 años. Asimismo, tendrás que presentar documentación, como el DNI, el NIF, la vida laboral, las últimas nóminas, la declaración de la renta, etc. Toda esta documentación servirá para que la entidad determine si eres o no un cliente de riesgo y cuáles serán las condiciones de tu hipoteca. De igual modo, la ayuda de este simulador de hipotecas online puede resultarte verdaderamente útil.

A continuación, te explicamos los conceptos que la entidad tendrá en cuenta a la hora de que accedas a una hipoteca:

Ingresos

Contar con una fuente estable de ingresos es algo prácticamente indispensable. Como consecuencia, es mucho más probable que obtengas una hipoteca si tienes un contrato laboral indefinido y no uno temporal. También cabe señalar que la cuota mensual de la hipoteca no debe superar el 40 o 50 % de tus ingresos mensuales. De esta manera, la entidad bancaria se cerciorará de que puedes cumplir con tus obligaciones.

Deudas

Como se ha mencionado anteriormente, la entidad prestamista espera que no tengas problema alguno para pagar la cuota. Por ello, a la hora de contratar una hipoteca es imprescindible no contar con deudas previas y/o impagos. En otras palabras, no podrás acceder a una hipoteca, por ejemplo, si te encuentras en el listado de morosos del ASNEF.

Dinero ahorrado

No se debe pedir a un banco más del 80 % de la tasación del inmueble. Esto significa que deberás tener ahorrado el 20 % del precio del mismo para poder hacer frente al pago.

Características de la hipoteca

Cada hipoteca tiene unas características y condiciones distintas. El dinero que debes pagar al banco, aparte del resto de gastos que conlleva un préstamo, dependerá del tipo de hipoteca que elijas.

Estos son los aspectos que debes tener en cuenta:

Tipo de interés

El tipo de interés es la proporción de la cantidad de dinero que se te ha prestado que debes pagar como retribución. Los intereses pueden ser fijos, variables o mixtos.

  • Fijos: este tipo de interés se mantiene constante durante toda la duración del préstamo, independientemente de la tasa de interés actual del mercado.
  • Variables: este tipo de interés está sometido a cambios en la tasa de interés, lo que significa una ventaja en las bajadas, pero un inconveniente en las subidas.
  • Mixtos: en este tipo de interés, la tasa es fija los primeros años y, posteriormente, es variable hasta su terminación.

Gastos y comisiones

Casi todos los contratos bancarios están sujetos a gastos y comisiones. Sin embargo, es posible negociarlos en algunos casos para mejorar las condiciones.

¿Cómo hacer un plan de ahorro?

  • Definir tus metas: Lo primero que debes de hacer es definir las metas de ahorro. Esto debido a que las meta te ayudarán a recordar a dónde quieres llegar, así como te permitirán determinar cómo llegar a dicho lugar. Además, las metas son un buen parámetro para medir cómo vas en tu plan de ahorro. Por ejemplo, no es lo mismo hacer un plan de ahorro con la intención de invertir, irte de vacaciones o hacer un plan de ahorro para madres primerizas con el objetivo de solventar futuros gastos.
  • Ponle fecha a tus metas: Todas buenas metas tienen como característica el tiempo. Es por eso que debes colocarle fecha a tus metas determinando tanto cuándo las vas a lograr como pequeños check points tanto para abonar dinero como para evaluar tu plan.
  • Las aportaciones: Además de poner fechas, también debes de hacer un plan en cuanto a aportaciones se refiere. Determina cuánto es lo que vas a aportar a tus ahorros y cómo lo vas a hacer, así tendrás mucho más posibilidades de llegar a tu meta comparado con ahorrar sin un plan.
  • Crea una cuenta exclusiva para ahorrar: No sirve de nada ahorrar en tu colchón o en una alcancía, lo mejor es hacerlo en una cuenta de banco exclusiva. Esto te permitirá reducir la tentación de tomar tu dinero y gastarlo, además de que te ayudará, por ejemplo, a domiciliar o hacer automático el ahorro.
  • Crea un presupuesto: Por último, crear un presupuesto puede ayudarte a tener un plan de ahorro mucho más preciso. Por ejemplo, destina el 10% de tus ingresos al ahorro, esto puede ir de la mano con el punto 3 ya que puedes entregar dicho 10% al ahorro pero, por ejemplo, todo en la segunda quincena.