Una mirada psicológica del dinero

El dinero es el método de intercambio que tenemos para comprar productos o servicios, pero lo que nos motiva a comprarlos no es solo poseer el dinero, sino estar estimulados a hacernos con él. Allí entra en juego la psicología: Nuestros deseos y motivaciones.

El deseo de tener el último móvil o comprarse el vestido de determinado diseñador porque te da estatus. Si es así, y por ello es que cuando pensamos en comprar nos abstraemos de cualquier otra cosa y nos posicionamos en cumplir simplemente nuestro objetivo, sin pensar tal vez en si esto repercute en nuestra economía.

No significa que no compres nada, sino que cuando te entran esas fuertes ganas de comprar algo pienses detenidamente en si repercutirá o no en tu economía diaria.

Piensa en esto, ¿es necesario?, ¿es indispensable?, ¿puedo esperar un tiempo o ahorrar para evitar el uso de la tarjeta de crédito o destinar cierto dinero que tal vez me haga falta ante algún imprevisto?

El dinero nos hace invencibles, ojo he que a mí me ha pasado, y creemos que todo es posible. Nos olvidamos de lo que cuesta conseguirlo o quizás nos movemos inevitablemente por el deseo de hacernos con “algo” que aumente nuestro “estatus emocional”.

El dinero debe ser tomado con la seriedad que corresponde, como cuando tus padres te dicen “ya está, que no tomas nada en serio” y más en estos tiempos.

Al momento de gastar, elimina todo deseo y céntrate en lo importante, cuidar el dinero.

Cómo superar los fracasos económicos

Si esta frase es verdad, yo he tocado todos los palos y he tenido la suerte de conocer los tropiezos y dificultades de muchas personas, que también han sido mis maestros.

Quien más me ha enseñado sobre las emociones y el dinero, creencias, miedos y limitaciones… han sido las miles de personas con las que he tratado, a quien he atendido profesionalmente.

He podido ser testigo de las consecuencias graves en familias  de tomar decisiones económicas sin tener en cuenta la verdadera viabilidad de los negocios, de tomar dinero a préstamo sobrepasando la capacidad de endeudamiento y de pago, de hacer inversiones en bolsa precipitadas.

A veces me pregunto… si todo el dinero que las personas pagan por préstamos, intereses y comisiones lo hubiera invertido sabiamente ¿cuándo dinero supondría hoy? ¿Y qué hay detrás de la impulsividad en temas económicos? Emociones y dinero van íntimamente ligados.

Las emociones “nublan” el conocimiento y llevan a muchas personas tomar decisiones erróneas que pueden llevar a la quiebra, no sólo financiera sino moral.

Conflictos por diferente manera de llevar la economía, que lleva a rupturas de pareja, engaños y extorsiones, compras impulsivas,   prestamos de dinero a familiares y a amigos que no se recuperan nunca, poner dinero en negocios sin el menor estudio de viabilidad, invertir en bolsa sin tener los conocimientos adecuados… son situaciones todas emocionales que pueden afectar gravemente al bolsillo, a la autoestima personal y al equilibrio financiero.

          ¿Cuánto cuesta recuperarse de los errores?

El problema , más que el error financiero que hayas podido tener, o el problema económico que estés experimentando,  es el tiempo en que permaneces sin tomar decisiones, lamentándote, echándole la culpa al otro, a la otra, a la vida, a las entidades financieras, a la mala suerte… Mientras te sientas “victima” de las circunstancias, pierdes energía y posibilidades para salir de los problemas. Cada error, cada problema, lleva implícita la solución.

Dos historias reales

Os comparto  el caso de una mujer empresaria que tuvo cuantiosas   pérdidas financieras en su negocio. Para ocultar su nombre real, la llamaremos Ana AA.

Lejos de abatirse por la nueva situación, Ana encontró un montón de recursos internos y aprovechó las oportunidades.  Aprendió a vivir con poco dinero. Tenía algunos ahorros y de ahi fué tirando, porque   los Bancos no le daban más crédito. Desarrolló el ingenio para estirar el dinero y atender a sus responsabilidades familiares.

¿Cuáles eran sus prioridades? Atender a los gastos corrientes y los estudios de sus hijos.  Para ganar dinero extra, conciliaba su trabajo  en la empresa con   preparar a opositores en temas de su especialidad.  Para ahorrar dinero arreglaba la ropa como mejor sabía para aprovecharla lo más posible. Se animó a cortar el pelo a sus hijos. Inventó comidas sabrosas sin gastar mucho, aprovechaba los restos creando platos diferentes.

De vez en cuando venía a verme profesionalmente para darse un impulso. Sus avances me llenaban de sorpresa y admiración. Me convertí en su fan por su espíritu de superación. Poco a poco salió adelante.

La otra historia es sobre Daniel DD, un técnico informático que de la noche a la mañana se vio en la calle por reestructuraciones en su empresa.  Dio también testimonio de cómo sacar fuerza interior cuando las circunstancias son adversas. De estar todo el día ocupado, se vio en la casa, ocupándose de las tareas domésticas, mientras su esposa iba a trabajar.  Aportó creatividad en los juegos con sus hijos. Me contaba sonriente sobre aquellas tiendas de campaña hechas en la casa con sábanas y pinzas de la ropa… ¡Como se divertían jugando a los indios!

 Dinero y emociones van asociados íntimamente. Los fracasos están para enseñarnos modos diferentes de actuar.  Para avanzar hacia la libertad financiera es preciso tomar conciencia y asumir la responsabilidad de aprender de las equivocaciones, de las circunstancias difíciles. Y tomar acción, paso a paso para mejorar la vida personal y profesional.  Hay camino, hay respuestas.

Daniel aprendió el valor de lo simple,   a disfrutar de las pequeñas cosas como ver una puesta de sol, descubrir la ciudad con ojos nuevos, estar con la familia y los amigos charlando, paseando… Agradecía todo lo que tenía. Se veía en él una nueva y potente determinación en su vida, una nueva forma de pensar y hacer. Sin ver el final del túnel, intuyó la dirección adecuada y avanzó, sin rendirse. Se dio de alta en todos los portales de búsqueda de empleo en Internet, echó miles de currículos, llamó a sus amigos para que le recomendaran. Su actitud sólida y llena de ánimo le facilitó pronto un nuevo trabajo.

Aportando mi propia experiencia, creo que vivir con pocos recursos es un aprendizaje que no tiene precio.  Te vuelves creativa, versátil, proactiva, te centras en las soluciones en lugar de los problemas. Hay poco lugar para la queja.  Y poco a poco te vas transformando en una persona positiva que ve oportunidades por todos lados, donde otros no las ven. La clave está en tomar la responsabilidad sobre la propia vida y tomar acción. Cuando una persona tiene esta actitud marcada a fuego en su piel, en su mente y su corazón… se vuelve poderosa.

Estudiar lo que te apasiona: una inversión para tu éxito

Una vez terminamos nuestros estudios básicos llega el gran paso: “Estudiar en la universidad”. ¿Qué debemos estudiar? ¿Lo que nos gusta o aquello que nos dará dinero en el futuro? Estas dos preguntas suelen prestarse para la confusión: ¿Es qué lo que me gusta no me dará dinero?

“El mundo necesita más gente que ame lo que hace”. ¿Qué es amar lo que haces? Pues puedes “amar” ser médico, carpintero, abogado, mecánico, entre otras profesiones.

Amar lo que haces significa hacer algo que te hace sentir vivo, te despiertas todos los días pensando todo aquello que tienes que hacer o llega el fin de semana  y ya quieres que sea lunes.

Al pensar en estudiar en la facultad escucho muchos jóvenes que se decantan por las carreras más tradicionales, como abogacía, odontología, medicina, arquitectura. Pero detrás de esa decisión no se encuentra una vocación sino un deseo monetario. Es decir, eligen en función de aquella carrera que les redituará más dinero.

¿Tú crees que será así? ¿Si no te apasiona armar el plano para una casa o defender a alguien, cuando sabes que es culpable (Una de los grandes debates éticos de un abogado), crees que ganarás dinero? Yo creo que no, porque trabajarías por obligación. Esto te lleva al desgano, a la frustración, a sentir que te falta algo en la vida que esa profesión no te da. ¿Realmente quieres estudiar durante 4 años algo que no te gusta? Pregunta crucial si las hay.

¿Si hago lo que me gusta, ganaré más dinero? Puede que ganes mucho o quizás no tanto como esperabas, pero estarías haciendo lo que te gusta y eso con el tiempo te transformará en un profesional renombrado del sector, lo que te abrirá muchas posibilidades. Pero permíteme hacer futurismo, en ese momento poco te importará o preocupará el aspecto monetario porque estarás más pendiente de todo lo que le puedes brindar a los demás y a ti mismo que eso pasará a un plano secundario, que tampoco quiere decir que no tendrá importancia sino que el dinero vendrá solo gracias a ti.

Estudiar implica un gasto monetario, ya sea una entidad pública o privada, que se extiende por un determinado plazo de tiempo hasta su finalización. Si estudias algo que no te gusta estarás desperdiciando tu dinero, pero si  estudias lo que te apasiona será una inversión que con el tiempo la recuperarás.

Tiempo + Estudio = Inversión

¿Invertirías tu dinero en un negocio que sabes no funcionará?

Estudiar en lo que te apasiona es la mayor inversión que puedes hacer mientras estás en periodo de formación para desarrollar tu futuro profesional

Adrián Oscar Vaca Guzmán
Co-Fundador y Director de Los Caballeros del Dinero
Analista de Mercado Independiente

Twitter
Linkedin

Finanzas fáciles: la revolución del dinero digital

La llegada del dinero digital supone una mejor gestión de la economía particular y familiar, pues permite controlar fácilmente todos los movimientos. La forma de entender las finanzas cambia drásticamente con la aparición de estos métodos.

Finanzas fáciles y libertad financiera, al menos, desde el punto de vista de la gestión y utilización del dinero en la economía doméstica. La revolución que supone el dinero digital beneficia a particulares y a empresas, siendo más cómodo de gestionar para los primeros y permitiendo ganar dinero a los segundos, aumentando sus beneficios.

La implantación del dinero digital es paulatina y no tiene vuelta atrás, puespermite ganar dinero a las empresas, al ser mucho más fácil para el cliente realizar la compra, por su procedimiento y, a su vez, ofrece seguridad en la transacción garantizada por las empresas que ofrecen estos servicios. Una combinación de factores decisiva para que el dinero digital acabe siendo una alternativa real al sistema de pagos tradicional.

Es un mercado nuevo en expansión con un objetivo común: facilitar los pagos a las personas, dando lugar a un incremento de los ingresos en las empresas. Es probable que en el futuro acabe uniformizándose el sistema con únicamente dos o tres medios de pago diferentes. Mientras tanto, las grandes empresas buscan hacerse con parte del mercado, ya sea con la creación de su propia aplicación, o con la compra de otra empresa que ya la tiene.

De hecho, está previsto que, en este 2016, Google se asocie o compre una empresa líder en este sector para competir con el otro gigante Amazon. Apple, por su parte, trabajará en la app Apple Pay para iOS.

Es importante también seguir la pista durante este año a las startups europeas que parece que saben cómo dar respuesta a esta demanda del mercado que en 2015 comenzó su fase de experimentación y acabará por consolidarse este año.

Objetivos: Claves para programarlos y alcanzarlos

¿Qué son los objetivos?, es aquello que nos proponemos en la vida. Puede ser aprender inglés, llegar en línea al verano, estudiar una carrera, etc.

Un objetivo es una misión que nos proponemos, un compromiso personal.

Los objetivos pueden ser a corto, medio o largo plazo.

Puede ser personal o grupal.

Puede requerir de un capital inicial o de una serie de actividades que te ayudarán a alcanzarlo.

¿Pero que suele pasar con nuestros objetivos? ¿Los llegamos a cumplir o quedan en el camino?

La vida diaria, a veces, nos limita el accionar ya que tenemos múltiples responsabilidades: Trabajar, estudiar, cuidar nuestros hijos, etc. Tal vez alguna de estas actividades primarias te impide lograr un objetivo, un sueño o una meta.

A priori, podríamos pensar que un objetivo lo podemos incluir como algo secundario, porque antes de comprarme un auto debo trabajar (Trabajo = Actividad primaria).

Pero no podríamos avanzar si no contamos una actividad que nos dé el sustento diario.

¿Entonces cuál es la clave para lograr los objetivos?

NO DESISTIR.

Un objetivo no es un imposible, es una misión como decía al principio. Es eso que nos motiva el día a día para alcanzarlo. Para un día decir LO HE ALCANZADO.

¿Quieres dedicarte al trading? Pues debes capacitarte, ahorrar un capital mínimo para operar (Que no te mientan con eso de duplicar tu capital en una semana) y dedicarle tiempo.

Un objetivo requiere de TIEMPO Y ESFUERZO.

Puede requerir más o menos tiempo, pero esfuerzo siempre.

¿Quiere abrir tu propio negocio? Debes conocer el mercado, el producto que vas a vender, tu competencia, contar con el capital inicial, disponer del tiempo para atenderlo o bien poder costear un salario a tu empleado.

Así como no debes dejarte llevar por el cuento de ciertos chiringuitos financieros que te prometen grandes ganancias en poco tiempo, tampoco te dejes llevar por quienes te hablan de negocios fabulosos con mínima inversión.

TIEMPO, ESFUERZO Y PACIENCIA.

Los grandes objetivos no se logran de un día para otro, llevan su tiempo y dependerá del que le dediques tu. No significa que debas dedicarle todo el tiempo, pero dentro de lo que dispones aprovechar al máximo del cual puedas para alcanzarlo.

¿Y tú como has gestionado tu tiempo para alcanzar tus objetivos? Nos encantaría conocer tu experiencia.

Como beneficiarte de la economía colaborativa

La economía colaborativa ha surgido como una respuesta a los nuevos tiempos, donde la comunicación, el compartir información y conocimientos se ha ido extendiendo, al amparo del uso del móvil y de las nuevas tecnologías.

En cuanto al concepto en si,  la  Real Academia de la Lengua  no ha tenido tiempo de incluirlo en su Diccionario. Pero podríamos decir que la economía colaborativa está cogiendo cada vez más importancia porque -por regla general- responde a las necesidades y preocupaciones de los ciudadanos de una manera más eficaz, económica, personalizada y con mayor calidad humana que la economía tradicional.

 La empresa Sharing España -dependiente de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital)- indica que la economía colaborativa “la conforman aquellos modelos de producción o financiación que se basan en la intermediación entre la oferta y la demanda generada en relaciones entre iguales o de particular a profesional a través de plataformas digitales que no prestan el servicio subyacente, generando un aprovechamiento eficiente y sostenible de los bienes y recursos ya existentes e infrautilizados, permitiendo utilizar, compartir, intercambiar o invertir los recursos o bienes, pudiendo existir o no una contraprestación entre los usuarios”.

BlaBlaCar, que pone en contacto a viajeros para compartir coche; Airbnb, que hace la propio entre anfitriones que alquilan su casa o habitación y posibles huéspedes; Eatwith, que permite reservar cena en la casa de un desconocido o ser el anfitrión; o Wallapop, que te permite vender a un particular artículos o productos que ya no usas, son algunos de los ejemplos que abanderan este nuevo y creciente modelo económico que une a quien ofrece un producto, con aquel que tiene una necesidad concreta a través de las nuevas tecnologías.

 De hecho, en este revolucionario sistema de intercambio, el dinero no es el único valor de cambio utilizado para las transacciones. En muchos casos los servicios son considerados bienes de intercambio y, por ejemplo, alguien puede ofrecer alojamiento a una persona durante unos días y, a cambio, podrá intercambiar este servicio por un desplazamiento concreto o por unas clases de inglés.

 Para poner en contexto, la economía colaborativa representa ya un 1,4% del PIB español y se estima que alcance el 3% en menos de diez años. Por sectores, el de mayor impacto económico -y los más utilizados por los usuarios- es el de la compraventa (37%), seguido de cerca por el alojamiento (32%) y por delante del transporte (13%).

¿Que ventajas tiene la economía colaborativa para ti?

 Pero, ¿cuáles son las principales ventajas de la economía colaborativa? Fundamentalmente el ahorro en la contratacion de servicios y la generación de ingresos complementarios para quienes los ofrecen.  El comparador financiero y de préstamos online WannaCash.es indica que, aparte del ahorro evidente, existe una mayor oferta, dado que los productos con un segundo uso y los servicios compartidos amplían de forma considerable la oferta de los mercados tradicionales. Además, se lleva a cabo una gestión óptima de los recursos al ser compartido entre varios usuarios, fomenta el desarrollo sostenible al estimular el segundo uso de los productos y tiene un papel importante en el cuidado y sostenibilidad del medio ambiente.

¿Que desventajas tiene? 

Sin embargo, no todo son ventajas ni buenas noticias, ya que muchas de las soluciones de consumo colaborativo que existen también tienen un contrapunto negativo, como la falta de protección del consumidor por la falta de regulación del sector y las acusaciones de competencia desleal, puesto que la ausencia de una regulación concreta hace que la competencia contra soluciones ya asentadas no siempre sea en igualdad de condiciones, como por ejemplo el hecho de que los prestadores de servicios en Airbnb no tengan que hacer frente a la variedad de impuestos que tienen que afrontar las cadenas hoteleras.

En conclusión, creemos que se ha abierto un campo muy interesante de colaboración entre particulares que beneficia claramente al publico en general, porque permite obtener prestaciones de servicios a unos precios y condiciones favorables. Será la legislación la que ponga claridad y regule esta actividad, también  en beneficio de toda la sociedad.

Como llevar las Cuentas Profesionales fácilmente

 ¿Tienes tus cuentas claras? ¿Conoces los gastos, los ingresos, los costos y beneficios de tu negocio?

La mayoría de los autónomos tienen dificultad para conocer sus cuentas reales, por lo que hacer una planificación financiera es una tarea imposible de realizar.

Sin datos reales y accesibles en tiempo real, manejar la economía de la empresa es algo que no les resulta fácil a muchos empresarios individuales. Sin embargo, no es algo complejo, se necesita una plantilla simple y la disciplina para seguir estos pasos:

  • Guarda con orden los gastos que se producen, que tienen su reflejo en las Facturas Recibidas.
  • Guarda los tikets de caja o pequeños gastos, que también son deducibles sin tienen relación directa con la explotación del negocio.
  • Guarda de forma ordenada los Albaranes que recibe por material retirado a cuenta, pendiente de facturación, porque la necesitaras al contrastar los datos que vengan posteriormente en la Factura Recibida a pagar.
  • Emite y guarda rigurosamente las Facturas Emitidas, que son el reflejo de las ventas realizadas.
  • Tienes que conservar asimismo todos los documentos que te haya generado una obligación de pago (nominas, seguros sociales, seguros de vida, seguros de coche, seguro de responsabilidad civil, contrato de alquiler, contratos de suministros tales como el teléfono, internet, agua, luz y otros similares)
  • Es importante que conserves los documentos contractuales con Entidades Financieras, Leasing, Factoring: cuentas y depósitos, tarjetas, cuentas de crédito, prestamos, planes de pensiones, inversiones.

Es muy fácil llevar el control de papeles y cuentas..

si te tomas un poco de tiempo a ordenar la documentación relativa a tu negocio o incluso personal, ya que a veces hay temas mezclados por la vinculación que requieren determinados Bancos o Cajas de Ahorro cuando conceden alguna financiación al autónomo.

Hay la tendencia, en el autónomo, a hacer todo por sí mismo, lo que sencillamente no es muy operativo. No puedes dominar todo tu solo. Lo que si te recomendamos que conozcas las cuentas y eso no se puede delegar, aunque tengas un gestor que te elabore los impuestos trimestrales a los que estás obligado.

Cuando ordenes tus facturas por fechas, será muy fácil hacer una suma de calculadora para realizar una cuenta de resultados mensual rápidamente. La cuenta de resultados se compone de los Ingresos por ventas de productos y servicios, fundamentalmente, y los Gastos por Compras y Consumos La diferencia es tu beneficio o perdida en el periodo analizado. Las inversiones se consideran aparte, porque están sujetas a lo que se llama amortización, o depreciación por el uso, el envejecimiento y la obsolescencia.

Para facilitarte la tarea, puedes descargarte una sencilla hoja Excell donde llevar tus cuentas con facilidad. Accede al documento adjunto y descárgatelo en tu ordenador.  contabilidad-2017

Esperamos te sea útil. Si es así, deja un comentario.

Dinero feliz

Gran parte de las creencias que se instalan en nosotros sobre el dinero, como en multitud de otros temas, comienzan a calar desde la infancia a través de nuestros padres y entorno social.

Aquello que oigamos en casa acerca del dinero, si es bueno o malo, si nos hace mejores o peores personas, si somos ricos o pobres, se asocia en nuestra mente e impregna nuestro bagaje emocional.

Más adelante, todas estas creencias influirán en nuestra relación con el dinero, a menos que pongamos plena consciencia en identificarlas si no estamos obteniendo los resultados esperados en nuestra vida.Actualmente ya no se nos escapa que lo que creemos, creamos. De la misma manera, una relación saludable con el dinero nos abre una perspectiva sana de riqueza y abundancia.Mucho podríamos decir sobre este tema, pero propongo centrarnos en dos ideas básicas.

Dinero feliz

Poco a poco va calando cada vez más la idea de dinero feliz, asociada a escenarios de abundancia y riqueza frente a conceptos de escasez y pobreza. ¿Qué viene a decir este concepto?

Si entendemos el dinero como un ente independiente y autónomo con vida propia y le atribuimos carga emocional, le cedemos un gran poder sobre nosotros, nuestra vida y nuestras relaciones.

Sabemos, sin ninguna duda y es importante que esto nos quede muy claro, que el dinero es algo neutro, no un ser vivo, es un instrumento y una creación humana de intercambio entre las personas. No tiene nada que ver con lo que cada cual opina de él, con su mala prensa, sino que cada uno de nosotros es responsable de la manera de conseguirlo y del uso que hace de él.

Dinero feliz es aquel dinero que invierto en lo que me gusta y en lo que no me gusta tanto, cambiando el significado que le doy. Si pago una multa, invierto en aprendizaje. Si pago una factura de gas, invierto en comodidad. Si pago mi casa, invierto en patrimonio, etc. Y nunca, nunca, pago algo con odio, rencor, ira, menosprecio o cualquier otra emoción negativa. Aunque me cueste encontrarla, procuraré buscar la parte positiva asociada al acto de pagar algo y si no la encuentro, me la invento para ese caso concreto. Sí, me la invento.

Por ejemplo: si pierdo mi asignación semanal en un despiste, lo asociaré a “invertir en el aprendizaje de ser más cuidadoso en adelante”. No me hará ninguna gracia, estaré incluso enfadado, pero al hacer este ejercicio, observaremos que la sensación de “aprender a ser más cuidadoso en adelante y así no me volverá a pasar más” nos quita parte del enfado. También podemos pensar que alguien con alguna necesidad lo encontrará y así invertimos en mejorar su bienestar, etc. Se trata de cambiar el concepto de pagos por inversiones, rebajando y mejorando la carga emocional.

Por supuesto, si invierto en ocio, en proyectos que me ilusionan, en mi familia, en mis aficiones, en mis amigos, en viajar, etc. se sobreentiende que la sensación siempre es positiva, aunque hay personas cuya avaricia y tacañería les lleva siempre a sentir disgusto ante cualquier desembolso, incluso, y a veces, sobre todo, cuando invierten en sí mismos, pero esto es prácticamente un comportamiento disfuncional fuera del tema de hoy.

Por otro lado, el dinero que percibo por mi actividad profesional o la asignación que me dan en casa mis padres o el resto de mi familia, también tiene para mí el mismo halo de dinero feliz, dinero merecido, agradecido, bien recibido, dinero dado con cariño, para invertir en montones de cosas siempre agradables.

Creo que ya es hora de quitarle el sambenito al dinero, una forma de energía para mí, y hacernos responsables y conscientes del uso que cada uno de nosotros hacemos de él.

Tra-bajo o tra-alto (Por obligación, por disfrute)

El segundo concepto es un simple juego de palabras inventado con un profundo significado para mí.

Se trata de la perspectiva desde la que realizo mi actividad profesional, incluyo también las tareas que pueden realizar nuestros niños y jóvenes en el entorno familiar por las que reciben alguna recompensa dineraria. Desde el trabajo o desde el traalto, es decir, desde la obligación, la necesidad y la imposición o desde el disfrute, la creatividad y el deleite.

Desde una vibración baja o desde una vibración alta. Desde el conocimiento dirigido o desde los dones y el talento innatos.

Esto no quiere decir que no me esfuerce, que no sea perseverante o que no tenga implicación, justo todo lo contrario, si mi actividad deriva de los dones, no trabajo, sólo tra-alto y transmuto lo que hago porque el origen lo es todo y cambia radicalmente el enfoque y la energía que pongo en ello.

Averiguar cuáles son los dones de los niños involucra tanto a padres como a educadores y sirve como recomendación para grandes y pequeños. Dejemos de verlos como aficiones o como sueños colocándolos dentro de sus/nuestras vidas en el centro de su/nuestra actividad profesional o laboral.

Dejemos de bloquearlos, etiquetarlos y ningunearlos con las limitaciones de la mente y de proponer a nuestros hijos carreras convencionales si ellos no las adoptan y reconocen como suyas. Cada uno sabe con certeza qué hace realmente bien y de adultos podemos llegar incluso a olvidarlo si no lo fomentamos a lo largo de nuestra vida.

La nueva economía está pidiendo a gritos personas implicadas, auto motivadas, creativas, genuinas y felices que hacen lo que les apasiona y además lo realizan con facilidad y exquisitez, cada vez hay más gente que así lo entiende y así lo practica.Cada vez hay más profesionales que son verdaderos genios y artistas en lo que hacen porque dejaron de trabajar y sólo tra-altan.

Un dato para terminar. Algunas de las profesiones más demandadas y mejor remuneradas hoy día no existían hace apenas una década. Dejemos pues abierta la puerta al talento, la creatividad y la apertura de espíritu, motivando y observando, nuestros niños nos irán diciendo en qué destacan y para lo que son únicos.

No perdamos la ocasión para inculcar a nuestros niños creencias positivas sobre el dinero, la abundancia, la riqueza y la prosperidad.

Animémosles a desarrollar sus talentos, aquello en lo que destacan con naturalidad. Promovamos su buena asociación emocional con todos estos conceptos y facilitemos su futuro personal y profesional, inculcando valores y conocimientos, como en todos los aspectos de la vida y también en éste.

Conoce cómo cambiar de Banco, para tu beneficio

¿Por qué las personas siguen cautivas con un Banco, a pesar de que les cobren comisiones constantes y no les den mayores prestaciones? ¿Verdaderamente, cuesta mucho cambiar de Banco?

 Hace algunos años, nuestros padres y abuelos tenían sus cuentas y sus ahorros en el banco de confianza. El de siempre. Sin embargo, ahora el panorama es muy distinto y existen todo tipo de ventajas, promociones, cuentas libres de comisiones y regalos que ofrecen los bancos destinados a atraer nuevos clientes. Porque, al contrario de lo que pueda parecer, cambiar de banco es sencillo, seguro y totalmente gratis.

Has perdido la confianza en tu banco de toda la vida, has visto una promoción que te ofrece una mayor rentabilidad y además te da una televisión de regalo… las causas para querer cambiar de banco son muy dispares, pero si no lo has hecho finalmente, es porque no has querido.

El cambio de banco es un derecho del consumidor que refuerza la competencia entre los bancos. De hecho, la Asociación Española de Bancos (AEB) aprobó -junto a todos los bancos- el protocolo aprobado por la industria bancaria europea sobre el traslado de cuentas en el que se comprometían a que fuera un procedimiento gratuito, rápido y seguro para el cliente. De esta forma, los bancos implicados se pondrán en contacto entre sí -y con el propio cliente- con el objetivo de intercambiar toda la información relativa a los recibos y domiciliaciones de dicho cliente.

Como puedes ver, es un proceso que no debería demorarse en el tiempo. Eso sí, te recomendamos encarecidamente que te informes en profundidad acerca de todas las condiciones que te ofrece la nueva entidad o si implica una determinada permanencia o contrataciones asociadas (tarjetas, seguros, etcétera), porque en muchas ocasiones estas promociones “gancho” solo tienen validez los primeros meses y no podrás beneficiarte de estas a medio/largo plazo.

Por lo tanto, una vez conozcas las condiciones, comisiones y los intereses que conllevan cada una de las ofertas, elige aquella que mayor beneficio general te aporte y léete el contrato con detenimiento. Una vez te decidas, y como hemos mencionado anteriormente, la nueva entidad se encargará de asesorarte y/o realizar los trámites necesarios en un plazo de siete días.

Ya me he cambiado de banco, entonces ¿cancelo inmediatamente la cuenta vieja cuando tenga la nueva operativa?

No. O por lo menos los expertos recomiendan no hacerlo, puesto que hay recibos que vienen con menor frecuencia (seguros o impuestos municipales) que pueden no haberse notificado. Sin embargo, una vez hayas traspasado la totalidad de los recibos, y no tengas intención de usar la anterior cuenta, lo mejor es cancelarla -al igual que las tarjetas- y no simplemente dejarla con saldo 0. Porque se puede dar el caso de dejar la cuenta sin fondos pensando que está cancelada y, con el tiempo, encontrarte descubiertos de más de 100 euros por el cobro de comisiones -de mantenimiento, normalmente-.

Por último, el comparador financiero y de mini créditos WannaCash.es recomienda prestar especial atención a la nómina exigida, a la permanencia, a la vinculación y a los límites de retribución, así como tener en cuenta factores como la cercanía de la sucursal, los servicios de la banca online disponibles y el número de cajeros operativos cerca de tu domicilio o trabajo, puesto que son aspectos que valorar para decantarte finalmente por una u otra opción.

Sobre todo, valora lo que recibes a cambio de la vinculación que les das. Valora si otras entidades no te cobran comisiones sin que tengas hacer nada especial, solo la molestia de cambiar domiciliaciones, que ya hay entidades que se encargan ellas mismas de hacer ese trámite.

¿Cambiar de Banco? Claramente si, se te beneficias económicamente y en prestaciones.

¿Cómo funciona una reunificación de deudas?

La hipoteca, el préstamo del coche, la tarjeta de crédito… llegar a fin de mes en ocasiones puede resultar más costoso de lo normal, más aún cuando la situación socio económica del país no acompaña. Sin embargo, en los últimos años ha aflorado una solución práctica para afrontar este problema y consiste en reunificar toda tu deuda.

 En primer lugar, ¿qué significa llevar a cabo la reunificación de tu deuda? Básicamente consiste en agrupar todos los préstamos -correspondan o no al mismo banco o cuenten con diferentes tipos de interés- en uno solo, que normalmente es hipotecario, al ofrecer intereses más bajos.

 De esta manera, al integrar todas las cuotas en una sola de un préstamo hipotecario, la cantidad a devolver cada mes es bastante menor por el hecho de alargar el plazo de devolución, por lo que tienes que tener en cuenta que acabarás pagando más intereses y la cantidad a devolver será mayor.

Sin duda, podríamos decir que es una opción interesante para aquellas personas con varios créditos abiertos, que cuenten con uno o varios préstamos de interés alto o, también, que han contratado préstamos personales o créditos rápidos. De hecho, por norma general, este producto financiero es atractivo y útil para dos tipos de familia: por una parte, aquella familia que tiene que hacer frente a una hipoteca y a otros tipos de préstamos de consumo o tarjetas de crédito y prefiere unificar todos estos gastos en una única cuota; y, por otro lado, aquella familia que ha visto que sus ingresos se han ido reduciendo paulatinamente mientras los gastos se mantenían, viéndose en una situación difícil de afrontar.

Para formalizar la reunificación de la deuda es muy sencillo: cancelas todos los créditos existentes y contratas uno nuevo, equivalente a la cantidad de los préstamos cancelados y con un plazo de devolución más amplio. Todo ello simultaneamente despues de firmar los documentos correspondientes ante Notario y hacer las anotaciones en el Registro de la Propiedad de la afectación de la deuda a tus bienes.

¿Que desventajas tiene la reunificación de deudas? 

Si bien es cierto que pagarás menos cada mes, debes ser consciente de que al inicio de este proceso tienes que hacer frente a diferentes gastos como son la tasación de la vivienda, los gastos derivados de cancelar la anterior hipoteca y los otros préstamos activos -si fuera el caso-, la comisión de apertura -varía entre el 1 y el 2% del importe total-, el impuesto de actos jurídicos documentados -0,5% del total-, así como los gastos de gestión y del notario.

La reunificación de deudas, una solución para ganar tiempo 

 En definitiva, según indica el comparador financiero y de mini créditos online WannaCash.es la reunificación de deudas puede ser una solución, pero solo si se trata de una emergencia y no puedas afrontar la deuda a corto plazo, puesto que unificar créditos puede aliviarte de tener “el agua al cuello” pero, como hemos mencionado, a la larga acabarás pagando más intereses y comisiones.