¿Cómo ganar dinero en vacaciones?

Las vacaciones de verano representan para muchos un problema económico, pues los gastos suelen ser elevados y el disfrute es relativamente corto. Incluso, se suele asociar las vacaciones como uno de los gastos más grandes del año, como lo son las temporadas de agosto y diciembre. Sin embargo, esto no siempre es así, existen ciertos consejos que puedes seguir para pasar unas buena temporada y descubrir cómo ganar dinero en vacaciones.

Presupuesto para ganar dinero en vacaciones

Aunque muchos toman vacaciones sin establecer un presupuesto y se organizan a medida que transcurra la temporada vacacional, este tipo de “organización” genera una mayor cantidad de pérdida a nivel de finanzas, pues al no tener un plan establecido de dónde comer, dónde comprar, dónde dormir, estarás tomando decisiones inmediatas sin establecer cuál sería la mejor opción, tanto para ti como para tus seres queridos (en caso que te acompañen). En cambio, con un presupuesto bien definido, existe una mejor distribución de tu dinero y puedes hacer tus gastos sin correr el riesgo de perder de más o pagar por algo que realmente no valga la pena.

Ahora bien, si tenemos el presupuesto establecido con un tope máximo, sabremos que a partir de ese tope no tenemos por qué realizar más gastos, y nos disciplinamos a gastar en exactamente lo necesario y no derrochar el dinero que tenemos, lo cual representa una forma de ganar dinero en vacaciones. Incluso, es importante incluir en ese presupuesto dos elementos de vital importancia, el transporte y el alojamiento.

Lo ideal en un viaje de vacaciones es pasar un tiempo de des-conexión y relajo de la ardua rutina laboral; por ello, debemos procurar encontrar una buena opción de alojamiento que no represente una incomodidad para nosotros, y al mismo tiempo, buscar los mejores medios de transporte para movilizarnos en el lugar donde estaremos.

Una excelente opción es buscar todas las alternativas de alojamiento y transporte y observar cuál es la mejor opción para nosotros. También, debemos establecer un plan B en el caso que el plan A falle, por ejemplo, determinar cuál sería la siguiente opción de alojamiento o transporte si la primera no está disponible.

Ahora bien, una vez que se cuentan con las opciones de movilización y hospedaje cubiertas, se puede proceder a realizar la reserva con anticipación, al menos en lo que respecta al alojamiento, ya que a medida que se acerca la temporada alta (vacaciones) los precios incrementarán notablemente, y la mejor opción es pagar con anticipo tu reservación.

Si bien, podrías hacer lo mismo para la comida, ya que existen restaurantes que te permiten realizar reservas un par de meses atrás, eso sí, debes ser una persona puntual, y administrar correctamente tu tiempo, ya que, si nunca llegas al lugar, perderás esa cena o almuerzo especial.

Con respecto a los hoteles, debo mencionar que esta no siempre es la mejor opción, ya que los gastos suelen ser altos, mientras que existen otras alternativas como alquiler de habitaciones a las cuales puedes acceder a través de portales como AirBnb, que te ofrecen una lista de posibles lugares en los cuales podrías realizar tu reserva.

Además, no hay necesidad de pagar por un costoso hotel, si en realidad solo pasarás un par de días o semanas en el lugar, y es muy probable que realices más movilizaciones a otras ciudades más lejanas (en el caso que estés visitando un país en específico). Por ello, los hoteles son la última opción a tomar en cuenta a la hora de buscar un alojamiento.

También, debes tomar en cuenta que el mayor gasto en tu presupuesto lo llevará el hospedaje, por ello, es crucial que selecciones la mejor opción sin abusar de tu presupuesto y tomando en cuenta las consideraciones y reputaciones que tiene el lugar.

La alimentación también es importante. En los lugares turísticos los comercios gastronómicos y restaurantes suelen ser costosos, mientras que los productos en los establecimientos de comida como los supermercados suelen tener un costo inferior. Por ello, muchas familias tienden a preparar su propia comida dependiendo de las condiciones que les ofrezca el lugar de alojamiento.

Aunque suene exagerado, preparar los alimentos por nuestra propia cuenta son otra forma de ganar dinero en vacaciones, pues estaremos preparando la comida a nuestro gusto, sin vernos limitados a un plato gourmet costoso, que no siempre tendrá un buen sabor, y que suele dejarnos insatisfechos.

Ahora bien, no es correcto pensar que estaremos encerrados en el hospedaje preparando comida, todo lo contrario, la idea de las vacaciones es disfrutar, y si tu presupuesto es muy ajustado, tendrás que dividir una parte en gastos de alimentación en restaurantes y otra que será cubierta por tu propia cuenta, es decir, tendrás que preparar por ti mismo la comida (pero no está mal). Todo esto dependerá mucho de tu presupuesto y las opciones disponibles que tengas.

Descuentos para ganar dinero en vacaciones

Por último, no puedes dejar pasar por desapercibido la opción de los descuentos y las promociones que realizan muchos comercios durante las épocas vacacionales, o en las fechas previas a la temporada. Usualmente te ofrecen promociones para ser pagadas con anticipación, y las mismas podrían ser una oportunidad para ganar dinero en vacaciones, ahorrando al máximo tu presupuesto, y generando un retorno de inversión al momento de regresar de tu viaje, pues será un dinero destinado a tu cuenta de ahorros, y, dependiendo de la administración que le des, podría ser una buena suma para tu cuenta.

Reclamar cláusula suelo y reclamar gastos hipotecarios

Sin entrar a valorar la actitud de la gran Banca, con respecto al robo (4.000 millones de euros) que han realizado a miles de trabajadores/as con un bien de primera necesidad como es la vivienda, queremos apuntar que, si la cláusula suelo no se hubiera aplicado, muchos trabajadores no hubieran sido desahuciados, porque en muchos casos podrían haber pagado una hipoteca más reducida.

A través de este comunicado queremos informarte que si compraste una vivienda y has constituido una hipoteca con una entidad bancaria en la que había clausula suelo, tienes la posibilidad de recuperar una parte importante de tu dinero -una cifra que varía según la cuantía de la hipoteca y el importe del suelo establecido en el contrato- que le has pagado de más a tu entidad bancaria, así mismo puedes dejar de pagar mensualmente la parte correspondiente por dicha cláusula, reduciéndose de manera importante el pago mensual de tu hipoteca. Si ya acabaste tu contrato de préstamo hipotecario, pero tenía clausula suelo, aun tienes derecho a reclamar lo que has pagado de más al aplicarte una cláusula abusiva.

También, si al contratar la hipoteca tuviste que pagar los gastos de constitución de notaria, inscripción en el registro y pago de actos jurídicos documentados -que pueden estar en torno a 3000EU, depende del precio de la vivienda- también tienes derecho a reclamar ese dinero pagado de mas, ya que, el Tribunal Supremo ha establecido que las clausulas suelo de los contratos hipotecarios que obligan a los consumidores a pagar los gastos de constitución de hipotecas son nulas, como las clausulas suelo, y tu banco tiene que devolverte ese dinero. Además, si no tienes hipoteca, pero diste la entrada para una vivienda, y ahora no te quieren devolver el dinero de dicha entrada ni el banco ni el promotor, puedes solicitar su devolución.
Documentos necesarios para reclamar: la escritura de la hipoteca, el justificante de haber pagado los actos jurídicos documentados y los abonos de notario y del Registro de la Propiedad.

Descubre cómo ahorrar en esta vuelta al cole

Lo cierto es que el inicio del curso cuesta una media de 675 euros por hijo (521 si es en un colegio público, 666 en un concertado y 901 en uno privado).  Por ello, trataremos de desglosar todos estos gastos y empezaremos, en primer lugar, por los libros de texto: imprescindible elegir con detenimiento y conocimiento dónde comprarlos. ¿Por qué? Porque la diferencia de precio de los libros de texto de Primaria y ESO -el precio es libre cuando se trata de enseñanzas obligatorias- entre y un establecimiento y otro puede variar hasta en un 25%, según un informe de la Organización de Consumidores (OCU) realizado para el curso escolar de 2013-2014, que indica además que las familias españolas gastan entre 215 y 230 euros de media en libros de texto.

¿Que opciones hay para ahorrar en libros?

Pero existen otras posibilidades, que también ofrecen ventajas ya que, por ejemplo, si los adquieres en el propio colegio es posible que te ofrezcan fraccionar el pago en varios plazos. O puedes recurrir al mercado de segunda mano, cada vez más común en el mundo online y que puede hacerte ahorrar alrededor de 100 euros de media por hijo. Otra forma de ahorrar, más antigua y tradicional, es la de heredar los libros de texto de familiares y amigos, una opción que siempre hay que tener en cuenta antes de realizar un desembolso de estas características.

En cuanto al material escolar, haz inventario de lo que tienes en casa, puesto que es muy posible que haya cosas del año pasado -lápices, gomas, cuadernos- que todavía pueden sernos útiles. Una vez sepas qué es lo que falta, haz una lista escalonando el gasto en función de las necesidades y urgencias del curso. En el caso de ser una gran familia, te recomendamos aprovecharte de los packs en oferta de las grandes superficies. Antes, por supuesto, date una vuelta por Internet, puede que encuentres precios muy competitivos (en este caso, ten en cuenta los gastos de envío para no llevarte una sorpresa desagradable).

¿Hay posibilidad de obtener beca?

Por último, pregunta por las becas que hay en el Ayuntamiento de tu ciudad y Comunidad Autónoma, puesto que hay para libros, comedor y transporte. Y recuerda: el año que viene empieza tu ‘vuelta al cole’ en junio -julio como tarde- ya que encontrarás precios mucho más económicos, te ahorrarás quebraderos de cabeza y tu bolsillo lo agradecerá.

Colaboración del comparador financiero y de créditos rápidos.

Una mirada psicológica del dinero

El dinero es el método de intercambio que tenemos para comprar productos o servicios, pero lo que nos motiva a comprarlos no es solo poseer el dinero, sino estar estimulados a hacernos con él. Allí entra en juego la psicología: Nuestros deseos y motivaciones.

El deseo de tener el último móvil o comprarse el vestido de determinado diseñador porque te da estatus. Si es así, y por ello es que cuando pensamos en comprar nos abstraemos de cualquier otra cosa y nos posicionamos en cumplir simplemente nuestro objetivo, sin pensar tal vez en si esto repercute en nuestra economía.

No significa que no compres nada, sino que cuando te entran esas fuertes ganas de comprar algo pienses detenidamente en si repercutirá o no en tu economía diaria.

Piensa en esto, ¿es necesario?, ¿es indispensable?, ¿puedo esperar un tiempo o ahorrar para evitar el uso de la tarjeta de crédito o destinar cierto dinero que tal vez me haga falta ante algún imprevisto?

El dinero nos hace invencibles, ojo he que a mí me ha pasado, y creemos que todo es posible. Nos olvidamos de lo que cuesta conseguirlo o quizás nos movemos inevitablemente por el deseo de hacernos con “algo” que aumente nuestro “estatus emocional”.

El dinero debe ser tomado con la seriedad que corresponde, como cuando tus padres te dicen “ya está, que no tomas nada en serio” y más en estos tiempos.

Al momento de gastar, elimina todo deseo y céntrate en lo importante, cuidar el dinero.

Como beneficiarte de la economía colaborativa

La economía colaborativa ha surgido como una respuesta a los nuevos tiempos, donde la comunicación, el compartir información y conocimientos se ha ido extendiendo, al amparo del uso del móvil y de las nuevas tecnologías.

En cuanto al concepto en si,  la  Real Academia de la Lengua  no ha tenido tiempo de incluirlo en su Diccionario. Pero podríamos decir que la economía colaborativa está cogiendo cada vez más importancia porque -por regla general- responde a las necesidades y preocupaciones de los ciudadanos de una manera más eficaz, económica, personalizada y con mayor calidad humana que la economía tradicional.

 La empresa Sharing España -dependiente de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital)- indica que la economía colaborativa “la conforman aquellos modelos de producción o financiación que se basan en la intermediación entre la oferta y la demanda generada en relaciones entre iguales o de particular a profesional a través de plataformas digitales que no prestan el servicio subyacente, generando un aprovechamiento eficiente y sostenible de los bienes y recursos ya existentes e infrautilizados, permitiendo utilizar, compartir, intercambiar o invertir los recursos o bienes, pudiendo existir o no una contraprestación entre los usuarios”.

BlaBlaCar, que pone en contacto a viajeros para compartir coche; Airbnb, que hace la propio entre anfitriones que alquilan su casa o habitación y posibles huéspedes; Eatwith, que permite reservar cena en la casa de un desconocido o ser el anfitrión; o Wallapop, que te permite vender a un particular artículos o productos que ya no usas, son algunos de los ejemplos que abanderan este nuevo y creciente modelo económico que une a quien ofrece un producto, con aquel que tiene una necesidad concreta a través de las nuevas tecnologías.

 De hecho, en este revolucionario sistema de intercambio, el dinero no es el único valor de cambio utilizado para las transacciones. En muchos casos los servicios son considerados bienes de intercambio y, por ejemplo, alguien puede ofrecer alojamiento a una persona durante unos días y, a cambio, podrá intercambiar este servicio por un desplazamiento concreto o por unas clases de inglés.

 Para poner en contexto, la economía colaborativa representa ya un 1,4% del PIB español y se estima que alcance el 3% en menos de diez años. Por sectores, el de mayor impacto económico -y los más utilizados por los usuarios- es el de la compraventa (37%), seguido de cerca por el alojamiento (32%) y por delante del transporte (13%).

¿Que ventajas tiene la economía colaborativa para ti?

 Pero, ¿cuáles son las principales ventajas de la economía colaborativa? Fundamentalmente el ahorro en la contratacion de servicios y la generación de ingresos complementarios para quienes los ofrecen.  El comparador financiero y de préstamos online WannaCash.es indica que, aparte del ahorro evidente, existe una mayor oferta, dado que los productos con un segundo uso y los servicios compartidos amplían de forma considerable la oferta de los mercados tradicionales. Además, se lleva a cabo una gestión óptima de los recursos al ser compartido entre varios usuarios, fomenta el desarrollo sostenible al estimular el segundo uso de los productos y tiene un papel importante en el cuidado y sostenibilidad del medio ambiente.

¿Que desventajas tiene? 

Sin embargo, no todo son ventajas ni buenas noticias, ya que muchas de las soluciones de consumo colaborativo que existen también tienen un contrapunto negativo, como la falta de protección del consumidor por la falta de regulación del sector y las acusaciones de competencia desleal, puesto que la ausencia de una regulación concreta hace que la competencia contra soluciones ya asentadas no siempre sea en igualdad de condiciones, como por ejemplo el hecho de que los prestadores de servicios en Airbnb no tengan que hacer frente a la variedad de impuestos que tienen que afrontar las cadenas hoteleras.

En conclusión, creemos que se ha abierto un campo muy interesante de colaboración entre particulares que beneficia claramente al publico en general, porque permite obtener prestaciones de servicios a unos precios y condiciones favorables. Será la legislación la que ponga claridad y regule esta actividad, también  en beneficio de toda la sociedad.